Yo creo en el arte

Sí, yo creo en el arte. Tal vez por eso, de todo y sobre todo necesito siempre escribir. De lo bueno, de lo malo, de las cosas que me dan miedo. Tal vez por eso siempre estoy cantando, dibujando en el margen de la hoja. Tal vez por eso todos necesitamos a veces que un poema, una canción, una película, nos salve el día y nos recuerde por qué luchamos.

Hoy estaba triste hasta que lo he recordado.

No dejaba de preguntarme (cómo todos, a veces) por el sentido de lo que hago, de lo que hacemos (sí, las chicas con capa también dudamos a veces: ¿quiénes somos? ¿qué hacemos aquí? ¿hacia dónde vamos? ¿vale realmente la pena?) Y entonces he empezado a recordar todos los mensajes que me han ayudado a seguir: que los océanos están formados por una multitud de gotas, que nos movemos juntos, que la sonrisa es el mayor acto de rebelión, que escribir es la forma más bonita de gritar, que todo es arte.

Somos arte.

Nuestros gestos, la forma en que nos levantamos todos los días escribe nuestra historia. Nuestros actos, nuestras decisiones. Cada instante en el que pensamos en rendimos y no lo hacemos. Todas las veces que, muertos de miedo, saltamos al vacío. Todas las veces que seguimos adelante son arte, y una pequeña rebelión.

Y eso me ha devuelto hoy la fe: pensar en la belleza de cada persona, pensar en que hay miles de personas ahí fuera luchando, rebelándose, creando arte, siendo arte. Yo soy una de ellos, una de los miles que tal vez no tiene idea de a dónde se dirige, o de si saldrá el Sol mañana, pero que sigue adelante.

Si algún día estás perdido en este mundo tan grande, a veces tan feo, a veces tan confuso, te encontrarás en el arte, como si descubrieras tu reflejo en un charco después de la tormenta.

Si alguien busca todavía un sentido a esta locura a la que llamamos vidas, por favor ¡que alguien se lo recuerde! El arte es el sentido.

El arte es mi forma de vida.

Anuncios