El amor nos hace libres

El amor nos hace libres y si no, no es amor.

Una aprende con los años a diferenciar entre lo que nos han enseñado que es el amor (dependencia, abnegación, entrega) y lo que realmente debería ser, pero es duro. Últimamente, en parte por el tema de mi TFG, pienso bastante en ello. En uno de los artículos que revisé, los investigadores encontraron que los adolescentes tenían unas muy fuertes creencias en los mitos del amor, pero no os equivoquéis, los adolescentes no son idiotas, no son así porque sí; y si tú alguna vez creíste en el amor de esa forma, tampoco puedes culparte.

Culpa a todos esos libros, películas y canciones que hablan de sacrificio, que plantean el amor como el único destino posible, que hablan del dolor como si fuera algo bonito, natural en una relación. Todos hemos creído en ello alguna vez y, por desgracia, algunos hemos actuado en consecuencia, haciéndonos daño a nosotros mismos y a la persona a la que creíamos estar queriendo ‘bien’.

Por supuesto, no soy quién para decir qué clase de amor es bueno, qué clase de amor es ‘malo’, solo puedo hablar de mi experiencia; pero quiero criticar un poco, sí ¿por qué no?

Porque nos han enseñado que la historia del chico del tranvía es bonita; nos han enseñado a esperar por amor, pasivamente; o a darlo todo por eso; nos han enseñado que amar es destruir, que quien bien te quiere te hará llorar, que los celos son algo común, normal, bonito; que el amor lo puede todo.

Y es normal que creyendo eso, habiendo sido criados en esas ideas, nos hagamos tanto daño. Nadie nos da pistas de nada, nadie nos explica la verdad. Y la verdad es que el amor es complicado; pero nuestra única referencia a los quince años son las películas, los libros que hemos leído, las canciones que escuchamos, y nos hacemos daño.

Por suerte, salvo Romeo y Julieta, se puede superar el amor romántico, se puede crecer, aprender de las experiencias, se puede entender que el amor no tiene nada que ver con ‘tener’, y que el amor no tiene por qué tener nada de egoísta.

Para mí, el amor es libertad. Amar y ser amado proporciona seguridad, bienestar, es tener a alguien a tu lado que igual se lanza contigo a la aventura, que igual salta contigo o que igual permanece donde está, o se sube a otro barco, o escoge otro camino; pero que siempre estará allí.

El amor no es pertenecerle a alguien, es viajar con alguien, y eso es todo lo que opino sobre el amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s