A los introvertidos

Para que los extrovertidos os hagáis una idea:

Lista de cosas que a los introvertidos nos parecen saltar al vacío

  • Hablar con un desconocido
  • Enseñar algo que has escrito, pintado, dibujado, creado, es decir, enseñar una pequeña parte de ti
  • Hablar por teléfono
  • Ir a un sitio por primera vez: primer día de clase, de prácticas, de trabajo, del curso de lectura, lo que sea
  • Bailar
  • Hablar en público
  • Cantar delante de alguien
  • Hablar con dependientes en según qué circunstancias
  • Una fiesta ya es como lanzarse por un acantilado

Y podría seguir, pero hacer una listar interminable no es mi intención. Mi intención es simplemente hacer reflexionar.

Existe mucha presión social, valga la redundancia, para ser ‘sociable’; está valorado y recompensado de mil formas. Se espera de ti que tengas muchos amigos, vayas a muchas fiestas y te guste hacer ese tipo de cosas más que leer un libro sentado en casa, junto a la ventana.

Muchos introvertidos, con tal de encajar, intentan esforzarse y hacer ese tipo de cosas a pesar de que, dependiendo del grado de introversión, les puedan generar ANSIEDAD. Y no, no es una exageración. Si aceptas que, tal y como has nacido con el cabello castaño, has nacido introvertido y ese tipo de cosas no te van, el rechazo social puede ser muy grande, y hacer que te sientas menos válido, inadaptado, un bicho raro, alguien a quien le pasa algo malo.

Y no es así.

Hay muchos introvertidos que se levantan cada mañana y llevan a cabo su propia lucha personal contra sí mismos y contra el mundo para salir ahí fuera y hacer cosas que les dan miedo, y lidian con la preocupación del ‘qué dirán’, ‘qué pensarán de mí’; y esos actos de valentía son silenciados, nadie que no sea también introvertido parece percibirlos o valorarlos.

Cuando hablo de saltar al vacío, me refiero literalmente a eso; una sensación de irrealidad, como si flotaras, como si cayeras en paracaídas. Y, no me malinterpretéis, hay cosas que, tal y como saltar en paracaídas, nos dan miedo, pero queremos hacerlas, nos gusta hacerlas.

Este post no es para cambiar mentalidades, sé que eso es muy difícil; solo pretendo pedir un poco de comprensión.

Generalmente, los niños o niñas ya son introvertidos o introvertidas de muy peques; y forzar a un niño o niña introvertido o introvertida a hacer algo que a uno extrovertido le resulta fácil puede que le parezca que le estáis empujando desde lo alto de un precipicio. Así que sed observadores ¡audaces! Fijaos, escuchad, sed comprensivos; porque mostrando apoyo podéis facilitarles mucho las cosas.

Nada de presión, comprensión a tope y apoyo y ánimos porque esas pequeñas personitas están librando batallas que nadie puede imaginar.

¡Mucho ánimo a todos los introvertidos! ¡No estáis solos! ¡Seguid luchando porque merece la pena!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s